Este post es un resumen de algunas de las respuestas a una pregunta aparecida en Quora.com (en inglés): «Siendo autista, cual sería la característica menos autista que tienes?«. Pensamos que sería interesante traducirlas para compartir con ustedes. En conjunto, creemos que estas respuestas pueden ayudar a desmitificar muchos de los estereotipos existentes sobre el autismo.  


«No necesito las rutinas.

Muchas veces he escuchado que las personas autistas necesitan rutinas porque su función ejecutiva es terrible. Bueno, en primer lugar mi función ejecutiva no llega ni siquiera para hacer una rutina y cumplir luego con ella. Y no tengo problema con esto, normalmente no siento la necesidad de tener una rutina.

Lo que no me gusta son las situaciones impredecibles.  Lo predecible me da una sensación de control que me gusta. En situaciones extremadamente impredecibles, me gusta la rutina. Pero de otra manera realmente no me importa.

Sí tengo la tendencia a hacer las mismas cosas una y otra vez, pero no me molestaría demasiado si tuvieses que hacer esas mismas cosas de otra manera.

Philip Christiansen


Creo que la manera en que he progresado durante mi desarrollo (luego de mi diagnóstico cuando niño) es bastante impresionante.

Tomen asiento que estoy a punto de contarles una buena parte de la historia de mi vida…

Me diagnosticaron cuando tenía solo 18 meses de edad, y en esos tiempos (según me cuenta mi madre) yo fui diagnosticado con Autismo. En el 2000, la gente no sabía mucho (y aun no saben) sobre Aspergers y/o Autismo. Los doctores le dijeron a mis padres que yo quizás no podría hacer un montón de cosas, incluso que no sería capaz de hablar.

Sin embargo, todo eso cambió en nuestra segunda vacación familiar. Mis padres, mi hermano mayor y yo fuimos al Zoológico Henry Doorly en Omaha, Nebraska (yo tenía casi dos años en ese momento). Allí entramos a la exhibición de elefantes y mis padres notaron que yo estaba fascinado con ellos. Cuando ya estábamos a punto de irnos de la exhibición de elefantes, dije mi primera palabra: «Elehut».

Cuando cumplí 3 años, me inscribieron en un preescolar de educación especial en donde pase 2 años, era donde mi madre trabajaba. Allí aprendí a hablar un poco más (o por lo menos eso creo, ese par de años los recuerdo como una nebulosa), pero aun tenía problemas de comunicación. Mi madre siempre recuerda un día en mi primer año de kindergarten (me hicieron repetir kindergarten según ellos para que yo pudiese desarrollar mas habilidades en el mismo ambiente de clases) donde empecé a sollozar en el auto. Mi mama me preguntó si yo estaba bien y yo instintivamente le dije: «¿Yo? Sii, estoy bien. ¿Tú estas bien?».  Sin embargo, mientras fui haciendo amigos (incluyendo a uno de mis mejores amigos) en mi segundo año de kindergarten, fue el año en que mi madre recuerda que yo realmente empecé a tener conversaciones coherentes con otras personas.

En 2do grado, fui retirado de mi escuela paraprofesional. Sin embargo, aun tenía que ir a «clases» alternativas donde yo y otros chicos de alta-funcionalidad aprendíamos sobre habilidades sociales, y también teníamos terapias de lenguaje ya que aun yo tenía problemas manteniendo una conversación mutua, haciendo contacto visual y soy tartamudo.

Cada vez que teníamos reuniones IEP en la escuela secundaria, mi madre me felicitaba por lo duro que había trabajado para llegar a donde estoy, donde puedo «mezclarme» como una persona neurotípica. También suelo preguntarle a mi mamá si REALMENTE trabajé tan duro, ya que ha pasado tanto tiempo desde que necesitaba esas herramientas y no recuerdo vívidamente que haya sido tan difícil. Mi madre siempre me lo asegura y a veces se pone llorosa por el largo y complicado camino que yo y todos los que nos han apoyado, hemos recorrido para que yo llegara a donde estoy ahora:

  • Ahora hablo mucho, tanto que la gente a veces me dice que me calle
  • Soy capaz de expresar mis emociones, opiniones, pensamientos y creencias
  • He podido hacer muchos buenos amigos que amo mucho
  • Me graduaré en la mitad superior de mi clase este año
  • Pertenezco a una banda, un coro, una orquesta y STEM Club (Club de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas)
  • Soy un músico excepcionalmente hábil (actualmente estoy tomando una clase de AP Music Theory)
  • Empleé y tengo mi permiso de conducir

En resumen diría que todo esto que puedo hacer ahora, son los rasgos menos autistas de mí.

Samuel Martin


Gracias por la pregunta, pero no sé cómo dividir esto. Si digo que mi sangre bombea y mis pulmones respiran, muchos pensarán que estoy siendo sarcástico o sabelotodo.

Pero no es así. De hecho, hasta mi respiración es diferente. Los problemas digestivos parecen ser parte de la condición de TEA. Incluso tengo dificultades para tragar. Si tomo un líquido que no está caliente o frío, no puedo sentir dónde está en mi garganta por lo cual hay una gran probabilidad de que lo aspire. Debo concentrarme cuando estoy tragando comida para evitar ahogarme.

Es común para mí despertar sin poder respirar porque he aspirado saliva y mi esófago se ha cerrado, por eso debo dormir con mi cuerpo y cabeza de lado.

A menudo en situaciones de estrés, mi mente puede estar en calma, pero mi cuerpo (y presumo que las partes «inconscientes» de mi cerebro) delata una gran tensión: manos temblorosas, corazón acelerado. En otras situaciones que causan un gran estrés en los demás, mi ritmo cardíaco sigue siendo bajo y suelo tener una claridad de pensamiento inusual.

De vuelta a la pregunta. No sé lo que es no ser yo mismo. He notado muchas maneras en que los demás reaccionan de manera diferente pero no sé de qué manera podría parecer «no autista».

Steven J Greenfield


Soy muy perspicaz percibiendo las motivaciones y emociones de otras personas, aunque debo reconocer que las expresiones faciales pueden ser difíciles para mí. Soy capaz de sentir lo que está sucediendo a mi alrededor en vez de entenderlo al observarlo visualmente. No sé si es mi interés de toda la vida en la psicología o algo más, pero puedo ver claramente a través de la gente. También tengo talento para deconstruir situaciones sociales hasta el punto de poder señalar cosas que incluso las personas neurotípicas desconocen, para luego descubrir que es verdad. Gracias a esta habilidad puedo ir adaptando mis consejos a distintas personas logrando llegar al fondo real del problema. En realidad me frustra ver a los neuróticos intentando analizar los problemas de otras personas y sus intenciones, muy a menudo las personas suelen equivocarse y entenderlo todo al revés. Estas situaciones me hacen sentir completamente sola y hoy en día tiendo a alejarme, pero para mí, la gran mayoría de las personas son como libros abiertos. Cuando se trata de mi autismo, mis problemas están en la comunicación y no tanto en la comprensión. Sé qué hacer, pero reacciono lento y otras veces siento una especie de barrera mental y a decir verdad me canso del esfuerzo que debo hacer y hoy en día prefiero mantener mi energía para mí misma.

También tengo un gran sentido del humor, pero creo que debido a mi autismo no tengo suficientes indicadores sutiles en mi voz ni el tiempo para mostrar que estoy bromeando, por lo que a menudo las cosas que digo se han malinterpretado como declaraciones reales sobre lo que pienso y creo! En realidad, me he encontrado con MUCHAS personas autistas sarcásticas, es bastante común.

Averil Bartlett

Respuesta al post anterior:

No estoy tan seguro de que las características que mencionas sean tan «poco autistas». Creo que ciertas opiniones sobre el autismo son tan conocidas que nos olvidamos de qué se trata la condición en realidad.

Las personas autistas tendemos a estar interesadas en cosas que son complejas y somos especialistas en notar detalles. También somos brillantes en encontrar patrones. Sin embargo, no captamos las señales emocionales o sociales como lo hacen los neurotípicos. Entonces, el neurotípico promedio se sienta a hablar con una persona y se emocionan con lo que oyen y dan una respuesta emocional. En cambio, nosotros sentados allí escuchando a la misma persona, sin captar las emociones, asimilamos los hechos, los analizamos a través de los patrones que hemos grabado en nuestras cabezas y sacamos nuestros cálculos finales para llegar a una respuesta mas racional. Muy autista.

Entonces los neurotípicos se preguntan, «¿Cómo hiciste eso? Pensé que los autistas no entendían a otras personas «. Puedo calcular personas. ¿Quieres saber qué te pasa? Olvídate de los test de internet. Sal a pasear un rato conmigo y con alguien más. Ambos me ignorarán y solo hablarán el uno al otro. Te diré lo que está mal y la mayoría de las veces estaré en lo correcto. Si tengo que adivinar cómo te sientes al respecto, la mayoría de las veces me equivocaré. Es genial escuchar a otros decir que pueden hacer algo similar. Eso es si te estoy entendiendo correctamente.

Rich Kosiba


Todo sobre mí es autista. A menos que la pregunta se refiera a como ven otros mis rasgos autistas que no se ajustan al estereotipo de alguien con la condición.

A mí me gusta la gente y me gusta la charla superficial. En el último año me di cuenta que soy una persona que le gusta socializar, solo que soy autista lo cual se debe ver diferente a la forma en la que lo hacen personas neurotípicas. Me diagnosticaron hace 2 años y solo este año me di cuenta de que soy una persona que disfruta estar con gente. La gente solía decirme eso, pero debido a que me cuestan mucho las interacciones sociales y la comunicación, no les creía. Mi idea de una persona que le gustaba socializar era la de un ser extrovertido y no soy extrovertida porque me agobian los grupos y me angustia estar rodeada de gente por mucho tiempo. Pero hay momentos en los que me siento re-energizada al estar cerca de algunas personas, solo que por períodos de tiempo más cortos.

También soy creativa, tengo una buena imaginación y sueño despierta. Ahora, las personas autistas no se sorprenderán de esto, pero las personas no autistas podría ser que sí gracias a los estereotipos existentes. Todo el tiempo invento historias y si pudiera ser mas organizada escribiría cuentos originales y crearía más poesía fan ficción, pero me cuesta mucho apuntar mis ideas por distintas razones.

Uso y puedo entender el sarcasmo, sobre todo puedo entenderlo. Soy similar a mucha gente autista en este sentido.

Skye Elzie


Esta es una buena pregunta para mí pensando en el día en que me diagnosticaron con PDD-NOS… que era el diagnóstico que se daba si eras autista pero tenías algún rasgo «no autista» (ahora eso es un neologismo hábil). Desde entonces ha sido abolido. Estos son los rasgos que me vienen a la cabeza; Voy a enumerar más en futuras ediciones a medida que los vaya recordando:

    • Honestidad: Aparentemente se supone que somos honestos, y es cierto que a veces puedo ser franco. Sin embargo, si las circunstancias lo requieren, puedo mentir con la habilidad y el aplomo de un psicópata.
    • Crisis emocionales: no las tengo. Tengo desbordes, sin duda, pero nunca he tenido un ataque debido a una sobrecarga sensorial u otro tipo de sobrecarga. También sufrí un desgaste serio, que duró unos alegres cuatro años, pero no hubo crisis ruidosas.
    • Sarcasmo: Me han dicho que las personas con autismo tienen problemas para entender el sarcasmo. Esto no parece aplicarse a mí ya que la mitad de las cosas que digo son sarcásticas, y no tengo problemas para entender el sarcasmo de los demás, siempre y cuando sea del tipo obvio, digamos-el-opuesto-de-lo-que-significa. Reconozco que no aprecio ese sádico pasatiempo neurotípico en el que pretenden alabarte sinceramente pero en realidad se están burlando. Sin embargo eso ya no es algo con lo que tenga que lidiar desde que decidí recluirme sin socializar, hace algún tiempo. Gran elección de estilo de vida esta. (También he leído que esa idea de que «no entendemos el sarcasmo» es un mito, por lo que este podría ser un rasgo no-no-autista, por así decirlo).
    • Rutinas: Es cierto que tengo la tendencia de caer en rutinas y hacer lo mismo una y otra vez por comodidad. Pero si mi rutina se interrumpe, realmente no me importa tanto.
  • Stimming: este es el «gran» rasgo de neurodiversidad que me falta y que condujo al diagnóstico PDD-NOS. Realmente no lo hago.

Por supuesto, solo porque tengo PDD-NOS no significa que mi autismo sea «menos malo» que el de alguien con Asperger, por ejemplo. De hecho, algunos de mis síntomas, especialmente los impedimentos sociales (y no es que me preocupe tanto por esto) así como las deficiencias del procesamiento semántico (esto proviene de la hiperlexia), son bastante severos.

Ivan Rorick


Tengo Trastorno Limite de la Personalidad (TLP)

Por ello, tengo demasiados rasgos de neurodiversidad que no caen dentro del espectro autista.

No soy ordenado, no soy organizado, no me importan los patrones o las rutinas. Pienso en extremos y me siento de esa manera también. No tengo empatía afectiva y no disfruto ayudar a las personas.

Puedo leer a las personas muy fácilmente y soy muy consciente de sus intenciones detrás de las palabras. Nunca tomo nada al pie de la letra. También miento mucho o no miento para nada, dependiendo de la persona con la que estoy interactuando.

Mis «superpoderes» Aspie son todos débiles y poco desarrollados. Soy bastante mediocre en matemáticas al igual que visualizando cosas. Mejor que el promedio en comparación con los neurotípicos, muy probablemente por debajo del promedio según los estándares de Asperger. Un poco todero: aprendiz de todo, maestro de nada. 

Tampoco sufro de los desbordes emocionales típicos de una persona autista, sino de fases límite maníacas.

También tengo una personalidad de dos caras, lo que significa que tengo dos patrones de pensamiento diferentes a la misma vez. El TLP y el Asperger interactúan dentro de mí mientras discuto asuntos con personas que me importan: hablando con ellos y analizándolos / manipulándolos al mismo tiempo.

Creo que estas son más o menos las características no autistas que tengo. Como Bordersperger, soy un tipo híbrido.

Paul Warren


Mi discurso y gesticulación con las manos.

Hablo con tono, ritmo y energía cambiantes. Mi discurso rara vez es plano. Mi diálogo a menudo va acompañado de gestos con las manos que animan aún más mi conversación. Mi creencia es que mi TDAH (Trastorno de Deficit Atencional e Hiperactividad) es responsable de mi comunicación entusiasta.

Pero mis síntomas autistas todavía se pueden ver. Una tendencia a hablar en términos literales, sin ambigüedades. Con una referencia recurrente y repetitiva sobre intereses especiales.

Nicholas Stone


Es algo que he notado especialmente entre mis compañeros.

Aunque aparentemente tengo una gran carencia en el departamento de empatía, pareciera que soy mejor leyendo estados de ánimo, expresiones faciales y, en consecuencia, respondiendo efectivamente a las personas que me rodean.

Es bastante divertido a veces como la gente está confundida sobre si han herido los sentimientos de alguien o si hicieron enojar a alguien, cuando en verdad sería obvio si hubieran prestado atención a los gestos de esa persona.

Toda nuestra familia tiene una historia de autismo, así que cada vez que mi mamá, papá, hermano pequeño y yo vamos a algún tipo de evento u ocasión social, tengo que mantenerme atento para avisarles cuando su comportamiento no se ajusta a la situación.

Solo desearía que mi capacidad para construir buenas oraciones fuera rápida, a la par si no mejor que mi capacidad para leer situaciones sociales, ya que parece que tropiezo mucho con mis palabras al tratar de formular oraciones más largas. Eso es, en mi experiencia, lo que es menos autista sobre mí.

Jack Bailey


Aquí dejo algunos:

    • Puedo actuar y funcionar como neurotípica, estar rodeada de personas durante 4 a 5 meses seguidos (24 x 7), sin tiempo sola. Pero, alrededor del 5to al 6to mes, me sobrecargo, y esa sensación dura mucho. Es bastante fea. Es muy difícil para mí recuperarme.
    • No tengo ningún problema sensorial: Luces brillantes intermitentes, ruidos fuertes o tocar diferentes texturas nunca me molestaron.
    • Entiendo y me río de los chistes neurotípicos. Pero no puedo contar un chiste porque no lo hago con naturalidad. 
    • Nunca he tenido una crisis en público. Muy pocas personas me han visto sufrir un colapso. Suceden a puerta cerrada.
  • Entiendo los motivos de las personas, sin tener que preguntarles. Tengo un buen juicio y una gran comprensión de cómo funcionan las personas. La gente siempre me ha fascinado.

Natalie Silva


Soy súper afectuoso en mis relaciones románticas, tanto que casi siempre resulta demasiado para la otra persona. Solo conozco a otra Asperger que no le cuesta ser afectuosa, pero ella y yo juramos que nunca ibamos a ser novios. De modo que hasta ahí llegó la cosa.

Ethan Lynch

!Subscríbete a nuestro sitio!

Y te avisaremos apenas nuestra plataforma esté lista para salir al mercado

You have Successfully Subscribed!

¡SUSCRÍBETE A NUESTRA LISTA!

Y te avisaremos apenas estemos listos

¡Muchas gracias por suscribirte!

¡SUSCRÍBETE!

Te has suscrito exitosamente